El testimonio de un médico que se fue de España: «Gano más del triple y tengo 20 minutos para cada paciente» Previous item La carta que una erasmus... Next item "Y me despidieron": 20...

El testimonio de un médico que se fue de España: «Gano más del triple y tengo 20 minutos para cada paciente»

La historia de Sergio es una de las muchas que desmienten las palabras de Ayuso: no es que no haya médicos, lo que hay es pocas plazas de MIR y mucha precariedad

«No hay médicos en España». Esta es la frase que más se le oye decir a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Al doctor Sergio Pescador le parecen «una desfachatez» esas declaraciones «después de la gestión que está haciendo».

Él es uno de los muchos médicos que cogió las maletas y se fue a otro país a trabajar. Tiene 32 años, hizo el MIR en Atención Primaria en Madrid y ahora pasa consulta en Mamers, un pequeño pueblo del norte de Francia: «Obviamente la precariedad de los médicos en España en general y en concreto de la Comunidad de Madrid fue un factor decisivo para mi marcha. Se ha mantenido con mucha precariedad gracias al trabajo constante y la dedicación de los profesionales que trabajan a destajo día tras día. Normalizamos que el médico tiene que doblar y ver a un paciente cada 5 minutos. Ya ni siquiera nos llama la atención. Pero es un problema de años y años en los que se haignorado la especialidad que es la puerta de entrada de los pacientes».

El año pasado se registró récord de certificados de idoneidad para salir del país a Europa para trabajar como médicos: «En 2011 eran 1.000 y ahora ya estamos por 4.100 solicitudes», detallan desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), que advierte: «Se necesitan 13 años para formar a un médico y en cuestión de días se pueden ir». El éxodo también afecta a la Enfermería. España es uno de los países del mundo con menos enfermeras por médico.

Sergio reconoce que el sistema de salud francés tampoco es perfecto pero «protege y valora bastante a los médicos»: «Trabajas para la Seguridad Social pero casi funcionas como un médico privado: alquilas tu propia consulta y compras tu material, pero las condiciones son mucho mejores. Eres tu propio jefe y gestionas tu consulta como te venga bien. Se acabó lo de los 5 minutos por paciente. Aquí tú pones el tiempo paciente que tú quieras. Yo, por ejemplo, he pasado de 5 a 20 minutos por paciente. Siento que hago una buena medicina. Tengo el tiempo suficiente de conocer a mis pacientes, no tengo que ir deprisa y corriendo y puedo pararme a conocerles, no solo en el ámbito médico, también puedo conocer los antecedentes sociales. Lo que ha hecho el médico de cabecera de toda la vida. ¡Eso es una maravilla! En España no podía hacer eso. Es impensable. 5 minutos es casi el tiempo que necesita un paciente de edad avanzada para quitarse el abrigo y desnudarse», lamenta.

La lista de beneficios de Sergio con el cambio es larga: «Al tener mi consulta, tengo mis pacientes, que es algo que también echaba de menos en Madrid, donde cada día tenía un contrato distinto, en un centro de salud distinto y con pacientes distintos. En Madrid a veces nos contratan de lunes a viernes para no pagarnos el fin de semana o solo el día de una guardia… Además cuando sustituyes a otro médico no siempre te atreves a tomar según qué decisiones, por si su médico no comparte tu criterio. Y económicamente hay una gran diferencia, aquí cobro casi el triple que en Madrid y estoy exento de impuestos 5 años». Siente «mucha rabia y mucha pena» cuando habla con sus compañeros en España: «Se van a ir quemando poco a poco».

Esa precariedad de la que habla Sergio se palma en la calle y en las redes sociales estos días, donde decenas de médicos relatan las condiciones laborales a las que están sometidos. Un médico de familia en Sevilla, Fernando Fabiani, explicaba en Twitter cómo durante 3 años se le daba de alta y de baja para cada guardia y animaba a otros profesionales sanitarios a contar su caso. La avalancha de testimonios fue tal que se ha sentido sobrepasado: «La respuesta ha sido de auténtica catarsis de liberación. Hay casos que son brutales», cuenta en Hoy por Hoy donde también confiesa que le hieren especialmente los casos de compañeras a las que no se les ha renovado el contrato por estar embarazadas.

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *